in

Proyectos de vacunas mexicanas sufren falta de dinero (www.eluniversal.com.mx)

Existen al menos ocho proyectos de instituciones del país, pero pasar de la etapa preclínica sin recursos es casi imposible; sólo uno ha sido apoyado por Conacyt.

Pasar de la fase preclínica a los ensayos clínicos durante el desarrollo de una vacuna es un gran paso, que incluso muchos no alcanzan a darlo. Los resultados experimentales sobre la eficacia en modelos animales abren la puerta para las tres siguientes fases, donde no sólo se analiza la seguridad y los efectos del biológico en grupos de humanos cada vez más grandes, también se prueban la fortaleza de los recursos financieros con los que cuenta el proyecto. Esta es precisamente la compleja frontera en donde están la mayoría de los grupos de científicos mexicanos que desarrollan una vacuna experimental contra el Covid-19.

El doctor Julio Enrique Valencia Suárez, investigador de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), forma parte de uno de los grupos de investigadores mexicanos que están desarrollando una vacuna contra el SARS-CoV-2. En enero entregaron el reporte de estudios preclínicos y ahora están en busca de financiamiento para entrar a la fase I. Su vacuna apuesta por una de las tecnologías de ADN más modernas; se concentra en los nanoplasmidos, moléculas de ADN diseñadas específicamente para ser utilizadas en humanos con medidas de seguridad específicas. Explica que es una tecnología diferente a la empleada en las vacunas tradicionales de ADN, pues utiliza moléculas con menos de la mitad del tamaño de las moléculas normales. “Nuestra plataforma no puede ser copiada por las bacterias que habitan en el cuerpo humano. Incluimos sólo una parte de la información genética del virus con secuencias que inducen una respuesta inmune más efectiva”.

La mayoría de las plataformas agregan moléculas adyuvantes, pero en este proyecto la información está codificada en la vacuna, lo que también la hace más sencilla en su composición: ADN y solución salina. “Esto brinda la ventaja de que no requiere refrigeración, se puede almacenar a temperatura ambiente por al menos un año. Es una molécula muy estable”, apunta y señala que justamente optaron por una plataforma de este tipo que se puede adaptar con mayor facilidad a las características del país.

What do you think?

Posted by Redaccion

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Loading…

0
Confirma Secretaría de Salud nueve defunciones y 38 nuevos casos por COVID-19

Confirma Secretaría de Salud nueve defunciones y 38 nuevos casos por COVID-19

México, el país más letal del mundo para civiles (www.eluniversal.com.mx)