in

Ghrelina: la hormona del hambre como una herramienta terapéutica contra la obesidad

Alguna vez te has preguntado ¿para qué tenemos hambre? La respuesta es muy sencilla: para cubrir la necesidad de nutrimentos y energía que nuestro cuerpo requiere para llevar a cabo su correcto funcionamiento. Pero, ¿cómo se genera la sensación de hambre? El presente artículo describe el papel que cumple la ghrelina en la regulación del apetito y el metabolismo energético, así como su importancia en la obesidad.

El organismo de un ser vivo requiere energía para realizar una actividad, una manera de obtener esta energía es ingiriendo alimentos. El hambre es un mecanismo de supervivencia que  se manifiesta cuando nuestro cuerpo siente que la energía está por agotarse; entonces envía una señal al cerebro que nos avisa que necesitamos comer para reponerla y seguir vivos. El cerebro es el principal órgano encargado de censar los niveles de nutrientes en el cuerpo, y cuando detecta la necesidad de alimento, envían una señal que es reconocida como hambre. (1)

¿Qué es la ghrelina?

La ghrelina es una hormona producida principalmente en el tracto gastrointestinal en respuesta al ayuno y se encuentra principalmente en el estómago. Durante el transcurso del día, los niveles de ghrelina cambian drásticamente de forma natural, aumentando abruptamente cuando tenemos hambre y disminuyendo conforme vamos consumiendo alimentos. (1)(2)

Al ser una hormona que regula el apetito, la ghrelina también se vuelve importante a la hora de mantener el equilibrio en nuestro metabolismo energético. Esto es, que la cantidad de calorías que comamos sea más o menos igual a la energía que gastamos y poder permanecer en un peso estable. (1)

Además de ser un importante regulador del apetito, la ghrelina desempeña muchas otras funciones importantes en el organismo, pues favorece la acumulación de lípidos (grasas) en nuestro tejido adiposo e hígado. También se ve implicada en la regulación del estrés, dolor, y determinados procesos cognitivos; estimula la secreción de otras hormonas como la hormona del crecimiento; aumenta la función cardíaca, estimula la secreción de ácido gástrico, entre otras. (1)

El papel de la ghrelina en la obesidad

A pesar de los avances en el conocimiento de la obesidad, esta enfermedad continúa siendo una de las principales causas de discapacidad y mortalidad en el mundo. Básicamente la obesidad se caracteriza por una resistencia a las hormonas reguladoras del apetito, lo que conduce a una desalineación entre las señales fisiológicas y la señal de hambre / saciedad percibida. (3) 

Las personas con obesidad son más sensibles a los efectos estimulantes de la ghrelina sobre el apetito, causando así un aumento en el consumo de alimentos. Es decir, sus niveles de esta hormona no disminuyen en respuesta a una comida. (2) Uno de los factores que desencadenan esta enfermedad es cuando la ingesta de calorías es mayor que la energía que se gasta, lo cual significa un desequilibrio en el metabolismo energético. (1)

Como hemos visto a lo largo de este artículo, la ghrelina cumple un papel esencial en la regulación del apetito y metabolismo energético, así como la importancia de la relación que existe entre esta hormona y la obesidad. Es por ello que, hoy en día se busca desarrollar nuevos fármacos que bloqueen selectivamente la acción de esta hormona como tratamiento para esta enfermedad.(3)(4) Sin embargo, aún se necesita un sinfín de estudios dedicados a identificar mecanismos y estímulos que modulen la producción de la ghrelina que permitan descubrir nuevos usos clínicos para esta hormona.

Univ. Yalexa Mazon Alvarado
Colaboradora de Publicaciones Médicas | Lic. En Químico Biólogo Clínico

Bibliografía:

  1. Mera, P. (2018). Grelina, mucho más que la hormona del hambre. Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular. Consultado el 24 de marzo de 2021. Recuperado de: https://www.sebbm.es/web/es/divulgacion/articulos-divulgacion-cientifica
  2. Milke, M. (2005). Ghrelina: más allá de la regulación del hambre. Rev Gastroenterol Mex, Vol. 70, Núm. 4. Consultado el 25 de marzo de 2021. Recuperado de: https://www.medigraphic.com/gastro/ge-2005/pdf
  3. Hernández, J., Díaz, I., Galindo, J., Pérez, H., Barberá, M., et. al. (2020). Moderate Weight Loss Modifies Leptin and Ghrelin Synthesis Rhythms but Not the Subjective Sensations of Appetite in Obesity Patients. Nutrients 12(4). Consultado el 24 de marzo de 2021. Recuperado de: https://www.mdpi.com/2072-6643/12/4/916/htm
  4. Makris, M., Alexandrou, A., Papatsoutsos, E., Malietzis, G., Tsilimigras, D., Guerron, A., Moris, D. (2017). Ghrelin and Obesity: Identifying Gaps and Dispelling Myths. A Reappraisal. In vivo vol 31 (6), 1047–1050. Consultado el 25 de marzo de 2021. Recuperado de: https://iv.iiarjournals.org/content/31/6/1047.full

What do you think?

Written by ACEM UNISON

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Loading…

0

Hallan una silla de bebé flotando en el mar en la búsqueda de las dos niñas desaparecidas en Tenerife (www.elmundo.es)

Se confirman 14 defunciones y 77 nuevos casos por COVID-19

Se confirman 14 defunciones y 77 nuevos casos por COVID-19