in

La peste bubónica: Aprendamos de la historia

Actualmente, la humanidad está siendo azotada por un enemigo invisible, el cual ha llegado a todos los rincones del planeta tierra y ha ocasionado más de 3.17 millones de muertes hasta la fecha. Este enemigo llegó a nuestras vidas a cambiarlas para siempre, sin previo aviso y sin tener piedad ni distinciones.  Sin duda alguna, la enfermedad del Covid-19 causada por el virus SARS-COV-2, ha cambiado la forma en la que vivimos y el cómo nos desenvolvemos día a día. Sin embargo, la humanidad no tiene que volver a vivir catástrofes del pasado, como bien dicen, el que no conoce su historia está condenado a repetirla. 

La pandemia más letal registrada en la historia de la humanidad fue la peste negra (también conocida como “La peste”), que mató a aproximadamente 75-200 millones de personas en el siglo XIV [1]. La plaga arribó a Messina en Sicilia, proveniente de Asia Central a través de barcos genoveses que transportaban ratas cargadas de pulgas infectadas en octubre de 1347, la cual inició con la ola de infecciones que rápidamente se esparció por la mayor parte de Europa como si de un implacable incendio forestal se tratase. 

Este fenómeno transformó a la sociedad Europea y su economía, el impacto geopolítico incluyó un declive de poder y de estatus internacional italiano. Durante este tiempo, los cristianos Europeos culparon a sus vecinos judios de la plaga, alegando que los judíos estaban envenenando los pozos. Estas creencias llevaron a masacres, donde al menos 235 comunidades judías experimentaron persecución y destrucción masiva durante este período.  Se pensó que la ropa y posesiones de las víctimas estaban contaminadas y fueron quemadas, además de que un increíble número de gatos fueron sacrificados como posibles agentes de transmisión [2].

La peste negra fue causada por una bacteria llamada Yersinia pestis, y su principal vector de transmisión era la pulga Xenopsylla cheopis. La bacteria se reproduce en roedores infectados y bloquea tubo digestivo de las pulgas, provocando que estas expulsen a la bacteria dentro del animal hospedero. 

Hay tres formas clínicas de la peste, en el subtipo bubónico más común, las personas infectadas desarrollan fiebre alta repentina (> 39,4 °C), con dolores terribles en extremidades y abdomen. La bacteria se reproduce en los ganglios linfáticos, provocando sitios de hinchazón dolorosa (“bubones”) que pueden agrandarse hasta el tamaño de un huevo. 

La peste septicémica es la más rara, esta ocurre cuando la bacteria se multiplica en sangre, trascendiendo a una coagulación intravascular diseminada y gangrena. El síndrome de peste neumónica, se transmite debido a la inhalación de pequeñas gotas de aerosoles (parecido a la transmisión de coronavirus) de pacientes o incluso gatos.

Actualmente se cree que las cepas vivas de Y. pestis implicadas con la peste negra se encuentran en marmotas, animales en hibernación que se encuentran agrupados en hábitats adyacentes dentro y cerca de la cordillera de Tian Shan, en la frontera oriental de Kirguistán [3].

En paralelo a la situación que se vive actualmente, los judios fueron estigmatizados por supuestamente, ser los causantes de la enfermedad mientras que en la actualidad, comunidades asiáticas han sido marginadas injustamente por “esparcir” el Covid-19. En ambos casos, ha habido actos de hostilidad étnica y racial dirigidas a estas poblaciones, basados en la falsa creencia de que estas personas, debido a su origen étnico, son responsables de la pandemia.

Los estragos que dejó la peste negra en el mundo deben ser siempre recordados por la historia, como uno de los acontecimientos más oscuros y trágicos que ha vivido el hombre, todo consecuencia de aspectos como falta de higiene e ignorancia. El estudio de estos sucesos nos permiten tener un mayor entendimiento y a su vez, nos enseña que la humanidad nunca estará preparada para enfrentar adversidades como estas. 

Univ. Iribe Carmelo Rubén Fernando
Colaborador de Publicaciones Médicas | Lic. en Químico Biólogo Clínico

Bibliografía

  1. Tiwari, A. Jabeen, H. Sharma, K. Moolchandani, K. Kumar, R. Rajsekhar, B. Coronavirus- Pandemicity and Pathetic Situation of the Countries across the Globe. Hopes, Sorrows, Economies’ and Calamities!!! Yet to Fight the  Battle…??? . [Internet] Scholars Academic Journal of Biosciences. 2020. [citado 19 de Marzo de 2021] Disponible en: https://saspublishers.com/media/articles/SAJB_88_221-237_yQrMtFS.pdf 
  2. Kathyrin, A. Glatter, MD. Finkelman, P. History of the Plague: An Ancient Pandemic for the Age of COVID-19. [Internet] The American Journal of Medicine. 2020. . [citado 19 de Marzo de 2021] Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7513766/ 
  3. Green, M. How a microbe becomes a pandemic: a new story of the Black Death [Internet] The Lancet. 2020. [citado 19 de Marzo de 2021] Disponible en: https://www.thelancet.com/journals/lanmic/article/PIIS2666-5247(20)30176-2/fulltext 

What do you think?

Written by ACEM UNISON

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Loading…

0

Hallan una silla de bebé flotando en el mar en la búsqueda de las dos niñas desaparecidas en Tenerife (www.elmundo.es)

Se confirman 14 defunciones y 77 nuevos casos por COVID-19

Se confirman 14 defunciones y 77 nuevos casos por COVID-19