in

Un mal del día a día: Fibromialgia

Vivimos en constante actividad, ya sea en el ejercicio del trabajo o en los deberes escolares que requieren toda nuestra atención, plenitud y bienestar. Pero un mártir nace en nuestro cuerpo, una sensación que viaja de lado a lado hasta en las partes más profundas y que nos obliga a detenernos; domina el sufrimiento, mover tan sólo un brazo… duele. El dolor tiene múltiples orígenes, entre ellos, una entidad no muy conocida pero responsable del tormento de millones de personas: la fibromialgia.

La fibromialgia es un trastorno caracterizado por dolor crónico, intenso, generalizado y con localización imprecisa. Es muy común, afecta a ambos sexos a cualquier edad, pero es nueve veces más frecuente en mujeres de 20 a 55 años. Juegan un papel fundamental el estado físico-psicológico de la persona, así como el entorno social en el desarrollo de la enfermedad, pudiendo aparecer o empeorar ante situaciones de estrés y violencia emocional, física o sexual. Posiblemente, la genética también está involucrada.

El dolor, principal síntoma, se produce por un incremento de la sensibilidad muscular. Casi siempre se ubica por encima y por debajo de la cintura, en ambos lados del cuerpo y abarca regiones de la cabeza y el tronco. El paciente no puede decir con certeza dónde está, pero, aún así, es difícil de ignorar por su gran intensidad. Suele persistir la mayor parte de los días durante al menos 3 meses en ausencia de otra enfermedad que genere dolencia.

Las personas con fibromialgia pueden manifestar síntomas neuropsicológicos como fatiga, rigidez, lentitud para pensar, dificultades para concentrarse y recuperar palabras. Así como también pérdida de memoria a corto plazo, dificultades para conciliar el sueño, permanecer dormidos, despertar temprano o muy cansados. En la mayoría de los casos se presenta ansiedad y depresión. Con frecuencia hay afecciones intestinales (como cólicos y cambios en el hábito de la defecación), dolor de cabeza crónico, enfermedades de la vejiga, disfunción temporomandibular y otras situaciones que se acompañan de dolor, además de fatiga crónica. Los síntomas pueden ser tan intensos que impiden el movimiento y la realización de actividades, incapacitando y empeorando la calidad de vida. 

El diagnóstico es complicado. Por un lado, muchos pacientes temen que sus síntomas no sean tomados en serio por los médicos, en consecuencia, algunos optan por no buscar ayuda bajo la creencia de que el trastorno desaparecerá por sí mismo. Además, en muchos sitios el personal médico no considera la posibilidad de fibromialgia.

El tratamiento requiere abordaje físico, mental y social. A pesar de que se percibe como un dolor indebidamente normalizado, “de todos los días”, es importante acudir al servicio de salud para el correcto tratamiento de la enfermedad. El cual va desde la supresión de los síntomas hasta tratamiento psicológico o psiquiátrico de ser necesario. Además, es importante descartar otras posibles causas que impliquen mayor daño para el organismo. Se recomienda ampliamente la actividad física como ejercicio aeróbico leve, yoga o Tai Chi, siempre que las condiciones físicas lo permitan; estas reducen el estrés y, con el paso del tiempo, la sensibilidad al dolor. 

En muchos casos, el mejor tratamiento no está en una tableta, una jeringa o una solución administrada por vía intravenosa. Prestemos atención a los detalles del entorno y nuestro cuerpo para preservar ese bienestar físico, mental y social que nos permite ir adelante sin el más indeseable invitado en la vida: el dolor.

Univ. Víctor Joel Zamorano Cervantes
Colaborador de Publicaciones Médicas | Lic. en Medicina

Bibliografía:

  1. Crofford, L. “Capítulo 366: Fibromialgia”. Harrison. Principios De Medicina Interna. Jameson L et al., 20a ed., McGraw-Hill, Estados Unidos, 2018, pp. 2636-2639, Citado 8 Noviembre de 2020.
  2. Monroy A, Méndez B, Diestro G, Ruiz E, Málaga G. Fibromialgia, trayectoria y calidad de vida en un hospital de tercer nivel de Lima-Perú. Acta Médica Peruana [Internet]. 2019,Mar. [Citado el 7 de Nov. De 2020]; 36(1): pp. 32-7. Disponible desde: http://www.scielo.org.pe/pdf/amp/v36n1/a06v36n1.pdf
  3. Porro J, Estévez A, Rodríguez A, Suárez R, González B. Guía para la rehabilitación de la fibromialgia. Revista Cubana de Reumatología [Internet]. 2015. [Citado el 7 de Nov. De 2020]; 17(2): pp. 147-156. Disponible desde: http://scielo.sld.cu/pdf/rcur/v17s1/rcur12s15.pdf
  4. Covarrubias A, Carrillo O. Actualidades conceptuales sobre fibromialgia. Revista Mexicana de Anestesiología [Internet]. 2016,Mar. [Citado el 7 de Nov. De 2020]; 39(1): pp. 58-63. Disponible desde: https://www.medigraphic.com/pdfs/rma/cma-2016/cma161g.pdf

What do you think?

Written by ACEM UNISON

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Loading…

0
Trabaja obras publicas para prevenir inundaciones

Trabaja obras publicas para prevenir inundaciones

Reconocen trabajo de prevención de SSP en colonias

Reconocen trabajo de prevención de SSP en colonias