in

Las habilidades sociales como herramientas para la vida

Partiendo de la definición de Camacho (2012), cuando hablamos de habilidades sociales, hacemos referencia a todas aquellas conductas sociales que la persona realiza con ingenio o destreza; las cuales le permiten relacionarse y comunicarse con los demás de manera eficaz. Entre ellas, se encuentran habilidades para escuchar, empatizar o expresar pensamientos, así como también para iniciar o mantener una conversación, tomar decisiones, pedir ayuda o ser asertiva o asertivo; por mencionar algunas.

     Cristina Soriano (2011) nos explica que el ser humano es un ser social, pues desde el momento de su nacimiento, y a lo largo de su vida, forma parte de un entorno donde se presentan relaciones sociales. El papel que juegan las habilidades sociales aquí, es que son el nexo para que la persona pueda adentrarse en tal entorno de manera satisfactoria. Es decir, estas permitirán crear relaciones interpersonales sanas y vínculos afectivos. Así como también, que el individuo se desenvuelva y afronte situaciones de la vida cotidiana, resuelva conflictos de manera satisfactoria, y a su vez, minimice las posibilidades de futuros problemas. 

     Retomando a Soriano, es importante tomar en cuenta que la falta de estas habilidades podría generar emociones negativas como ira, frustración, enojo, sentimientos de rechazo, y/o ansiedad. Por otra parte, ser socialmente hábil genera sentimientos de realización, logro, superación, y autoestima elevada; pues las relaciones se pueden considerar fuente de satisfacción y bienestar,     por ende, son significativas en el desarrollo personal.

     Es fundamental resaltar que las habilidades sociales se aprenden. Debemos comprender que las personas no nacemos siendo hábiles en una acción específica. Así como un día aprendimos a realizar el nudo al cordón del zapato, andar en patines, saltar la cuerda… también podemos aprender a ser personas asertivas, empáticas, y comprensivas. Por lo tanto, si percibimos carencia o deficiencia en alguna habilidad social, no debemos olvidar que es posible trabajar en su aprendizaje y desarrollo. 

     Pero ¿cómo hacerlo? Sin duda alguna la experiencia y la práctica forman parte de nuestro aprendizaje. Roca (2014) menciona que la práctica constante de ciertas acciones hará que nos habituemos a ellas. Es decir, lograr el desarrollo de una habilidad requiere ejercitar y repetir conductas, y en cuanto más lo hagamos, más se interiorizarán en nosotras y nosotros. Por ejemplo, las personas que comúnmente se trasladan en motocicleta, seguramente hoy son mucho más hábiles manejando que la primera vez que se subieron en una; eso hace la práctica. Sucede lo mismo con las habilidades sociales: si constantemente nos atrevemos a afrontar situaciones adversas, en algún momento seremos personas hábiles en la resolución de problemas.   

     En el aprendizaje de estas habilidades también resulta significativa la observación; para esto, es necesario ubicarnos en la etapa de la niñez. Si bien, según algunos autores no existe un momento específico de la vida donde se aprendan las habilidades sociales, la infancia es una etapa determinante. González, C. (2014), menciona que cada día se hace más visible la importancia de enseñar habilidades sociales dentro del entorno escolar, pero esta enseñanza debe ir a la par con lo que las niñas y niños observan y aprenden desde casa. Mamá y papá juegan un papel importante a través del ejemplo que brindan a sus hijas e hijos. Es decir, si las niñas y niños observan que son capaces de empatizar con otros, tener habilidades para relacionarse y comunicarse… es probable que ellos también aprendan a hacerlo.

     Betina, A. y Contini, N. (2011), expusieron que la temática de las habilidades sociales en la niñez y adolescencia dispone relevancia, debido a la influencia que las mismas poseen en otras áreas de la formación personal. En conclusión, aunque estas habilidades pueden desarrollarse a lo largo de la vida, resulta indispensable visualizar su enseñanza y aprendizaje desde la infancia. Lo anterior debe ser considerado como algo sumamente necesario e importante, ya que estas influirán en las experiencias que enfrente la niña o niño, y a su vez serán un detonante en la creación de personalidades más seguras, autosuficientes y con autoestima más elevada.

‘’Ser socialmente hábil se aprende y, cuanto antes sea, más positivo será para la persona’’. (Cristina Soriano, 2011)

Univ. Luz María Moreno Salas
Colaboradora de Publicaciones Médicas | Lic. en Trabajo Social

Bibliografía:

Betina Lacunza, A., y Contini de González, N. (2011). Las habilidades sociales en niños y adolescentes. Su importancia en la prevención de trastornos psicopatológicos. Fundamentos en Humanidades, vol. XII, núm. 23, 2011, pp. 159-182. Argentina. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/184/18424417009.pdf

Cacho Becerra, V., Silva Balarezo, M., Yengle Ruíz, C. (2019). El desarrollo de habilidades sociales como vía de prevención y reducción de conductas de riesgo en la adolescencia. Perú: Universidad César Vallejo.

González Correa, C. (2014). Las Habilidades Sociales y Emocionales en la Infancia. España: Universidad de Cádiz.

Roca, E. (2014). Cómo manejar tus habilidades sociales. ACDE Ediciones. Cuarta Edición. Disponible en: https://www.cop.es/colegiados/PV00520/pdf/Habilidades%20sociales-Dale%20una%20mirada.pdf

Salazar, R. (2018). Programa de actividades lúdicas para desarrollar habilidades sociales. s. Revista USS Hacedor Vol. 2 Núm. 1. Versión electrónica. Disponible en: http://revistas.uss.edu.pe/index.php/HACEDOR/article/view/979 

Soriano, C (2011). Concepto y perspectiva general de las habilidades sociales. Disponible en: https://www.faeditorial.es/capitulos/las-habilidades-sociales.pdf  

What do you think?

Written by ACEM UNISON

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Loading…

0
Gestiona Gobernadora Pavlovich apoyos para productores sonorenses ante Sader

Gestiona Pavlovich apoyos para productores sonorenses ante Sader

Crea C5i Sonora cultura de uso correcto del 9-1-1 entre niñas y niños

Crea C5i Sonora cultura de uso correcto del 9-1-1 entre niñas y niños