Connect with us

Ciencia

El misterioso fenómeno de los "mares lechosos" es captado por primera vez en una fotografía

Por fin se resuelve el misterio del mar de ardora: los también llamados “mares lechosos” son un fenómeno increíblemente raro, y solo se habían descrito anteriormente de boca en boca por viajeros marinos.

Published

on

Después de pasar décadas buscando pruebas de un raro fenómeno marino llamado “mares lechosos”, conocido también como mar de ardora, Steven Miller,un científico atmosférico de la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins, finalmente pudo ver fotos en persona del evento. Y es que, hasta hace poco, Miller solo la había podido estudiar el fenómeno basándose en una combinación de imágenes de satélite y la tradición marítima.

Ahora, el misterioso océano blanco, descrita durante siglos por muy pocos marineros que han tenido la fortuna de navegar por aguas nocturnas “sobrenaturales”, ha sido avistada por la tripulación de un yate en 2019, quienes inicialmente no tenía ni idea de con qué se habían topado. El raro avistamiento ha sido ahora formalmente documentada. Los resultados del nuevo estudio han sido publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Mar lechoso, lácteo o mar de ardora

Se cree que los mares de ardora, el término técnico con el que se designan los mares luminosos o fosforescentes, son provocados por bacterias bioluminiscentes llamadas Vibrio harveyi, que se comunican entre sí, posiblemente en respuesta a cambios en las corrientes oceánicas impulsados por las condiciones atmosféricas.

Según reportan medios, cuando la tripulación que avistó el fenómeno sacó un cubo de agua de mar, vio motas de luz que brillaban constantemente, en lugar de luces centelleantes o parpadeantes, lo que sugiere que el efecto se debe a bacterias y no a protistas como los que causan las mareas rojas.

Fenómeno increíblemente raro

“Diría que solo hay un puñado de personas vivas que han visto uno. No son muy comunes –tal vez uno o dos al año en todo el mundo– y no suelen estar cerca de la costa, por lo que hay que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado”, afirma Steven Miller a The Guardian.

En el verano de 2019, los miembros de la tripulación del superyate Ganesha estaban mirando hacia el mar cuando notaron que el mar se había vuelto blanco, casi hasta el punto de que parecía que estaban navegando a través de la nieve.

Lugares en los que se han avistado mares lechosos. En gris están marcadas las observaciones históricas. En rojo, las observaciones por satélite.

“Tanto el color como la intensidad del resplandor eran parecidos a los de las estrellas/pegatinas que brillan en la oscuridad, o a los de algunos relojes que tienen partes brillantes en las manecillas… un resplandor muy suave que era delicado para los ojos”, describió un miembro de la tripulación.

Según reporta The Guardian, entre finales de julio y principios de septiembre de 2019, los satélites de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos captaron lo que Miller pensó que podría ser un evento bioluminiscente al sur de Java (Indonesia), que se extendía por más de 100.000 kilómetros cuadrados. En 2021, Miller publicó imágenes del evento en Nature Scientific Reports.

Ahora, la cobertura mediática de esta investigación hizo que Naomi McKinnon, miembro de la tripulación del Ganesha, se pusiera en contacto con Miller y le describiera los sucesos que experimentaron en 2019. El resto ahora es historia.

Bioluminiscencia azul en Estados Unidos. Los mares lechosos, por su parte, son una forma rara de bioluminiscencia blanca.

Preguntas persistentes sobre los mares lechosos

Como es de suponer, el hecho de que hasta ahora se haya podido confirmar este fenómeno de manera directa significa que aún no se ha resuelto del todo la causa del brillo blanco que aparentemente se comporta de forma opuesta a otras bioluminiscencias. Así, algunas explicaciones actuales incluyen la predicción de que la especie de fitoplancton puede tener una pared celular de calcio, lo que significa que el brillo parece más pálido.

Miller tiene ahora la esperanza de que estas preguntas persistentes sobre los mares lechosos puedan ser respondidas en el futuro a través de una combinación de datos satelitales y una exploración personal específica, informa The Guardian.

La foto muestra las altas concentraciones de clorofila (en verde) adyacentes a los “mares lechosos”.

“El mar lechoso de Java de 2019 pareció durar al menos 45 noches, lo que sugiere que estas cosas no son solo un evento de una noche en la oscuridad, lo que haría casi imposible llegar a uno a tiempo. Hemos comprobado que cuando estas grandes se instalan, permanecen hasta varias semanas, si no un par de meses”, explica Miller al medio británico.

En cualquier caso, esta confirmación de que los mares lechosos pueden ser captados por las imágenes de satélite significa que estudiarlos y desentrañar sus misterios será más fácil en el futuro.

Editado por Felipe Espinosa Wang.

Nota Tomada de:

https://www.dw.com/es/el-misterioso-fen%C3%B3meno-del-mar-l%C3%A1cteo-es-captado-por-primera-vez-en-una-fotograf%C3%ADa/a-62619154

Leave your vote

This post was created with our nice and easy submission form. Create your post!

Continue Reading

Ciencia

El agua de lluvia no es potable en ningún lugar del planeta

“No hay ningún lugar en la Tierra donde la lluvia sea segura para beber”, afirman los autores del nuevo estudio.

Published

on

Estas sustancias químicas están en el aire que respiramos, en el agua que bebemos, en la lluvia que cae sobre nuestras comunidades e incluso en nuestra sangre.

El agua de lluvia no es potable en ningún lugar del planeta por su alto nivel de químicos tóxicos, según un nuevo estudio de la Universidad de Estocolmo basado en las últimas recomendaciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

Comúnmente conocidas como “Forever chemicals”(químicos perpetuos o eternos, en español) porque se desintegran de forma extremadamente lenta, las PFAS (siglas en inglés de ‘sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas’) se encontraban inicialmente en envases, champú y maquillaje, pero ahora se han extendido a todo el medio ambiente, incluidos el agua y el aire.

Ningún lugar es seguro

“No hay ningún lugar en la Tierra donde la lluvia sea segura para beber, según las mediciones que hemos tomado”, dijo a la AFP Ian Cousins, profesor de la universidad y autor principal del estudio, publicado en la revista científica Environmental Science and Technology.

Environ. Sci. Technol. 2022, XXXX, XXX, XXX-XXX

Datos recogidos desde 2010 y estudiados por su equipo muestran que “incluso en la Antártida o la meseta tibetana, los niveles en el agua de lluvia están por encima de las pautas de agua potable que propuso la EPA (Agencia de Protección Ambiental) de Estados Unidos”, señaló Cousins.

Normalmente consideradas prístinas, estas dos regiones contienen niveles de PFAS “14 veces más altos” que las nuevas pautas de agua potable de Estados Unidos.

Nota Completa en:

https://www.dw.com/es/el-agua-de-lluvia-de-toda-la-tierra-es-insegura-para-beber-debido-a-sustancias-qu%C3%ADmicas-eternas/a-62771888

Leave your vote

This post was created with our nice and easy submission form. Create your post!

Continue Reading

Ciencia

Misterioso rayo ascendente que llegó al borde del espacio desconcierta a los científicos

Poco se sabe de este fenómeno; es imprevisible y ocurre más allá de la vista de la mayoría de la gente, por encima de una capa de nubes de tormenta. Ahora, científicos lograron cartografiar el fenómeno por primera vez.

Published

on

Los científicos registraron un rayo “gigantesco” en mayo de 2018, sobrevolando una tormenta eléctrica en Oklahoma. Pero este no era un rayo cualquiera.

Cada vez que pensamos en esta poderosa fuerza de la naturaleza, visualizamos grietas de luz que parten el cielo, lanzando enormes cantidades de electricidad a la atmósfera circundante, que se resquebraja en el suelo cada vez que lo alcanza.

No obstante, este rayó brotó en sentido contrario, hacia arriba de las nubes, azotando la estratosfera en un tremendo “chorro” azul de electricidad.

Este rayo era tan potente que llevaba 100 veces más carga que un rayo de tormenta promedio, alcanzando la friolera cifra de 80 kilómetros en el aire, muy cerca del límite oficial del espacio exterior.

Y aunque no fue el primero de este tipo que se observó, resultó ser dos veces más potente que el siguiente, según un comunicado de prensa de la Asociación de Universidades de Investigación Espacial (USRA). Y todavía hoy siguen siendo un pequeño misterio para los científicos, debido en gran parte a su rareza.

Cartografiados por primera vez

Ahora, los gigantescos chorros de rayos sobrecargados han sido cartografiados por primera vez en un estudio publicado en la revista Science Advances. Según el autor principal, Levi Boggs, científico del Instituto de Investigación de Georgia Tech, los investigadores crearon un mapa tridimensional del chorro de Oklahoma.

El resultado nos da nuevos detalles sobre este extraño fenómeno, que debería contribuir a una mejor comprensión de cómo y por qué se produce.

“Pudimos cartografiar este gigantesco chorro en tres dimensiones con datos de muy alta calidad”, dijo Boggs. “Pudimos ver fuentes de muy alta frecuencia (VHF) por encima de la cima de la nube, que no se habían visto antes con este nivel de detalle. Utilizando datos de satélite y de radar, pudimos saber dónde se encontraba la parte líder muy caliente de la descarga por encima de la nube”, agregó.

Cuando el chorro de Oklahoma emergió de la parte superior de la nube, los investigadores detectaron múltiples fuentes de radio de muy alta frecuencia (VHF) a una altitud de 22-45 km, así como emisiones ópticas simultáneas cerca de la parte superior de la nube a una altitud de 15-20 km.

Nota Completa en:

https://www.dw.com/es/misterioso-gigantesco-rayo-ascendente-que-lleg%C3%B3-al-borde-del-espacio-desconcierta-a-los-cient%C3%ADficos/a-62761515

Leave your vote

This post was created with our nice and easy submission form. Create your post!

Continue Reading

Ciencia

El cambio climático agravaría más de la mitad de las enfermedades infecciosas

Más de 200 enfermedades infecciosas se han visto agravadas por los efectos del cambio climático. El calentamiento aumenta la zona en la que actúan los organismos que transmiten enfermedades, como el dengue y la malaria.

Published

on

Los peligros climáticos han agravado, en algún momento de la historia, el 58 por ciento de las enfermedades infecciosas humanas, según un estudio publicado en Nature Climate Change, que constata que el cambio climático continuado conlleva riesgos para la salud humana.

“Los peligros climáticos son demasiado numerosos para que la sociedad se adapte de forma integral, lo que pone de manifiesto la necesidad urgente de trabajar en el origen del problema: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero”, señalan los autores en su artículo.

Está relativamente bien aceptado que el cambio climático puede afectar a las enfermedades patógenas humanas, relatan los investigadores liderados por Camilo Mora, de la Universidad de Hawai; sin embargo, el alcance total de este riesgo sigue estando, advierten, mal cuantificado.

Hasta ahora, los estudios se han centrado principalmente en grupos específicos de patógenos (por ejemplo, bacterias o virus), en la respuesta a determinados peligros (olas de calor o aumento de las inundaciones) o en los tipos de transmisión (por ejemplo, de origen alimentario o hídrico).

Pero se desconoce la amenaza total para la humanidad en el contexto del cambio climático y las enfermedades.

En un día en el que las muertes diarias por COVID-19 alcanzaron un récord, Bangladesh alcanzó otro sombrío hito cuando 143 personas fueron hospitalizadas por la fiebre del dengue transmitida por el mosquito en 24 horas, la mayor cantidad en un solo día (julio, 2021).

Antecedentes lo comprueban

Para avanzar en este sentido, los investigadores revisaron más de 70.000 artículos de la literatura científica, revelando 3.213 casos empíricos que vinculan enfermedades patogénicas humanas únicas con diez amenazas climáticas, como el calentamiento, las inundaciones o la sequía.

En total, los autores encontraron que el 58 por ciento (218 de 375) de las enfermedades infecciosas documentadas a las que se enfrenta la humanidad en todo el mundo se han visto agravadas en algún momento por riesgos asociados al cambio climático y el 16 por ciento disminuidas.

Si bien numerosos factores biológicos, ecológicos, ambientales y sociales contribuyen a la aparición exitosa de una enfermedad patógena humana, en el nivel más básico depende de que un patógeno y una persona entren en contacto y que el grado de resistencia de los individuos disminuya o que el patógeno se fortalezca por un peligro climático.

Esos riesgos incluyen aquellos que facilitan el acercamiento entre patógenos y personas; por ejemplo, el calentamiento aumenta la zona en la que actúan los organismos que transmiten enfermedades, como la de Lyme, el dengue y la malaria.

El virus de Lassa es un virus de ARN que causa fiebre hemorrágica. Se transmite al hombre a través de la orina de las ratas.

Por otro lado, están aquellos problemas climáticos que acercan personas a los patógenos. Por ejemplo, las tormentas, las inundaciones y el aumento del nivel del mar provocan desplazamientos humanos implicados en casos de fiebre de Lassa (enfermedad vírica hemorrágica aguda) o con la enfermedad del leginario (infección pulmonaria grave).

El estudio también ve peligros en los cambios del uso de la tierra facilitados por la invasión humana, lo que ha aproximado a las personas a vectores y patógenos ocasionando, por ejemplo brotes de enfermedades como el ébola.

El riesgo aumenta

El análisis observó asimismo que los cambios en las precipitaciones y la temperatura afectan a las reuniones sociales humanas y a la transmisibilidad de virus como el de la gripe y COVID-19.

Es posible, escriben los autores, que el calor extremo obligue a las personas a permanecer en el interior, lo que puede aumentar el riesgo de transmisión, especialmente cuando se combina con una ventilación deficiente.

Los científicos concluyen que estos hallazgos revelan vías únicas en las que los peligros climáticos pueden provocar enfermedades, lo que subraya la limitada capacidad de adaptación de la sociedad y pone de relieve la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Nota Tomada de:

https://www.dw.com/es/el-cambio-clim%C3%A1tico-puede-agravar-m%C3%A1s-de-la-mitad-de-las-enfermedades-infecciosas-seg%C3%BAn-estudio/a-62746883

Leave your vote

This post was created with our nice and easy submission form. Create your post!

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.