Connect with us

Mundo

Alerta la ONU de niveles "catastróficos" de hambre en zonas de Haití

El país caribeño afronta una crisis humanitaria con al menos 19.000 personas en el nivel más elevado de inseguridad alimentaria en Puerto Príncipe, advirtió el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas.

Published

on

Unos 4,7 millones de haitianos, el 40 % de la población del país, sufren actualmente inseguridad alimentaria, entre ellos 19.000 que por primera vez en el país se encuentran en “niveles catastróficos de hambre”, según indicó este viernes (14.10.2022) el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas. Es “la primera vez en Haití” que hay personas que están en la fase cinco de la clasificación sobre seguridad alimentaria, la más elevada.

La situación es especialmente grave en Cité Soleil, uno de los barrios más degradados de la capital Puerto Príncipe, donde las luchas de bandas armadas han dejado a muchos residentes sin acceso a lugares de trabajo, mercados y servicios sanitarios, indicó en rueda de prensa el director del PMA en Haití, Jean-Martin Bauer. “Esto significa que probablemente solo tienen una comida al día, y que no tienen las proteínas, las verduras frescas y otros nutrientes esenciales que la gente necesita para sobrevivir”, explicó.

Un 65 por ciento de la población de Cité Soleil sufre “altos niveles de inseguridad alimentaria” y un 5 % de ellos necesitan urgentemente asistencia humanitaria, indicó Bauer, quien declinó hablar aún de hambruna entre esas poblaciones más vulnerables, aunque sí se ha venido hablando de crisis humanitaria y destacando la necesidad de ayuda. La situación se ve agravada con un brote de cólera en ese barrio y otras zonas de Puerto Príncipe, con más de 260 casos detectados y al menos 25 muertos según las cifras oficiales de las autoridades sanitarias haitianas.

También la crisis alimentaria se está agravando en zonas rurales de Haití, donde ya se detectan niveles agudos de falta de alimentos en los departamentos sudoccidentales de Grand Anse, Nippes y Sud, afectados aún por el terremoto que sacudió la zona en 2021 y por la reciente escasez de lluvias, que ha disminuido las cosechas. “La situación es preocupante, esto es una catástrofe y tenemos que responder inmediatamente”, resumió Bauer.

Nota Tomada de:

https://www.dw.com/es/la-onu-alerta-de-niveles-catastr%C3%B3ficos-de-hambre-en-zonas-de-hait%C3%AD/a-63442281

Leave your vote

Mundo

Afganos drogan y venden a sus hijas para salvar a sus familias del hambre

Los afganos, acosados por el hambre, cuentan que también se ven obligados a vender riñones y a sus hijas para conseguir dinero para la comida.

Published

on

Algunos afganos dan a sus hijos hambrientos medicamentos para sedarlos; otros han vendido a sus hijas y sus órganos para sobrevivir. En el segundo invierno desde que los talibanes tomaron el poder y se congelaron los fondos extranjeros. Millones están a un paso de la hambruna.

“Nuestros hijos no paran de llorar y no duermen. No tenemos comida”, contó Abdul Wahab.

“Así que vamos a la farmacia, compramos pastillas y se las damos a nuestros hijos para que se sientan adormecidos”.

Vive a las afueras de Herat, la tercera ciudad más grande del país, en un asentamiento de miles de casitas de barro que ha crecido durante décadas, lleno de personas desplazadas y golpeadas por la guerra y los desastres naturales.

Abdul forma parte de un grupo de casi una docena de hombres que se reunieron a nuestro alrededor. Preguntamos cuántos daban medicamentos y drogas a sus hijos para sedarlos.

“Muchos, todos”, respondieron.

Ghulam Hazrat buscó en el bolsillo de su túnica y sacó una tira de pastillas. Eran de alprazolam, tranquilizantes que suelen recetarse para tratar los trastornos de ansiedad.

Ghulam tiene seis hijos, el más pequeño de un año. “Incluso se lo doy a él“, aseguró.

Otros nos mostraron tiras de pastillas de escitalopram y sertralina que decían dar a sus hijos. Suelen recetarse para tratar la depresión y la ansiedad.

Los médicos afirman que, cuando se administran a niños pequeños que no reciben una nutrición adecuada, estos fármacos pueden causar daños en el hígado, además de otros problemas como fatiga crónica y trastornos del sueño y del comportamiento.

Los hombres de esta zona de las afueras de Herat luchan por encontrar trabajo.

En una farmacia local, descubrimos que se pueden comprar cinco tabletas de los medicamentos que se utilizan por 10 afganis (unos 10 céntimos de dólar) o el precio de un trozo de pan.

La mayoría de las familias que conocimos se repartían unos pocos trozos de pan al día. Una mujer nos dijo que comían pan seco por la mañana y por la noche lo mojaban en agua para humedecerlo.

La ONU ha dicho que se está produciendo una “catástrofe” humanitaria en Afganistán.

Buena parte de los hombres de la zona de las afueras de Herat trabajan como jornaleros. Llevan una vida difícil desde hace años.

Pero cuando los talibanes tomaron el poder en agosto de 2021, sin que el nuevo gobierno de facto fuera reconocido internacionalmente, se congelaron los fondos extranjeros que llegaban a Afganistán, lo que provocó un colapso económico que dejó a muchos sin empleo.

En los raros días en que encuentran trabajo, ganan cerca 100 afganis, o algo más de 1 dólar.

En todos los lugares a los que fuimos, encontramos personas que se ven obligadas a tomar medidas extremas para salvar a sus familias del hambre.

Ammar (nombre ficticio) nos dijo que hace tres meses le operaron para extirparle un riñón y nos mostró una cicatriz de 20 centímetros -las marcas de los puntos aún están un poco rosadas- que le atraviesa el abdomen desde la parte delantera del cuerpo hasta la espalda.

Tiene unos veinte años, lo que debería haber sido la plenitud de su vida. Ocultamos su identidad para protegerlo.

“No tenía salida. Había oído que se podía vender un riñón en un hospital local. Fui allí y les dije que quería hacerlo. Unas semanas más tarde me llamaron por teléfono para pedirme que fuera al hospital”, cuenta.

“Me hicieron algunas pruebas y luego me inyectaron algo que me dejó inconsciente. Sentí miedo, pero no tenía otra opción”.

Ammar recibió unos 270.000 afganos (US$3.100). La mayor parte lo destinó a devolver el dinero que había pedido prestado para comprar comida para su familia.

“Si comemos una noche, no lo hacemos la siguiente. Después de vender mi riñón, me siento como si fuera media persona. Me siento desesperado. Si la vida sigue así, siento que podría morir”, afirmó.

La venta de órganos por dinero no es algo desconocido en Afganistán. Solía ocurrir incluso antes de la toma de posesión de los talibanes. Pero ahora, incluso después de tomar una decisión tan dolorosa, la gente se da cuenta de que sigue sin encontrar los medios para sobrevivir.

En una casa desnuda y fría conocimos a una joven madre que dijo haber vendido su riñón hace siete meses. También tenían que pagar una deuda: el dinero que habían pedido prestado para comprar un rebaño de ovejas. Los animales murieron en una inundación hace unos años y perdieron su medio de vida.

Los 240.000 afganos (US$2.700) que recibió por el riñón no son suficientes.

“Ahora nos vemos obligados a vender a nuestra hija de dos años. La gente a la que hemos pedido prestado nos acosa todos los días”, comentó.

“Me siento muy avergonzada de nuestra situación. A veces siento que es mejor morir que vivir así”, aseguró su marido.

Una y otra vez oímos hablar de personas que vendían a sus hijas.

“Vendí a mi hija de cinco años por 100.000 afganis”, afirmó Nizamuddin. Eso es menos de la mitad de lo que cuesta un riñón, según lo que encontramos sobre el terreno. Se mordió el labio y sus ojos se llenaron de lágrimas.

La dignidad con la que la gente de aquí llevaba su vida se ha roto por el hambre.

“Entendemos que va en contra de las leyes islámicas, y que estamos poniendo en peligro la vida de nuestros hijos, pero no hay otra manera”, dijo Abdul Ghafar, uno de los jefes de la comunidad.

Nazia sigue viviendo con su familia, pero ha sido vendida para casarse a los 14 años.

En un hogar conocimos a Nazia, de cuatro años, una niña alegre que ponía caras divertidas mientras jugaba con su hermano Shamshullah, de 18 meses.

“No tenemos dinero para comprar comida, así que anuncié en la mezquita local que quiero vender a mi hija”, explicó su padre Hazratullah.

Nazia fue vendida para casarse con un chico de una familia de la provincia sureña de Kandahar. A los 14 años, será enviada lejos. Hasta ahora Hazratullah ha recibido dos pagos por ella.

“Utilicé la mayor parte para comprar comida y una parte para medicinas para mi hijo menor. Míralo, está desnutrido”, dijo Hazratullah, levantando la camisa de Shamsullah para mostrarnos su vientre hinchado.

El asombroso aumento de las tasas de desnutrición es una prueba del impacto que el hambre ya está teniendo en los niños menores de cinco años en Afganistán.

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha visto cómo la tasa de ingresos en sus instalaciones para tratar la desnutrición ha aumentado hasta 47% este año respecto al anterior.

El centro de alimentación de MSF en Herat es el único bien equipado que atiende no solo a Herat, sino también a las provincias vecinas de Ghor y Badghis, donde las tasas de desnutrición han aumentado 55% en el último año.

Desde el año pasado, han aumentado el número de camas para hacer frente al número de niños enfermos que esperan ser admitidos. Aun así, las instalaciones están siempre llenas. Cada vez más, los niños que llegan tienen que ser tratados por más de una enfermedad.

Omid está desnutrido y tiene una hernia y sepsis. A los 14 meses, solo pesa 4 kg. Los médicos nos dijeron que un bebé normal a esa edad pesaría al menos 6,6 kg. Su madre, Aamna, tuvo que pedir dinero prestado para ir al hospital cuando el niño empezó a vomitar.

Preguntamos a Hameedullah Motawakil, portavoz del gobierno provincial de los talibanes en Herat, qué están haciendo para combatir el hambre.

“La situación es consecuencia de las sanciones internacionales impuestas a Afganistán y de la congelación de los activos afganos. Nuestro gobierno está tratando de identificar cuántos son los necesitados. Muchos mienten sobre sus condiciones porque creen que pueden recibir ayuda”, afirmó. Una postura que defiende a pesar de que hemos visto pruebas abrumadoras de lo mala que es la situación.

También aseguró que los talibanes estaban intentando crear puestos de trabajo. “Queremos abrir minas de hierro y un proyecto de gasoducto”.

Es poco probable que eso ocurra pronto.

La gente nos dijo que se sentía abandonada por el gobierno talibán y por la comunidad internacional.

El hambre es un asesino lento y silencioso. Sus efectos no siempre son visibles de inmediato.

Lejos de la atención del mundo, es posible que la magnitud de la crisis en Afganistán nunca salga a la luz, porque nadie lleva la cuenta.

Nota Tomada de:

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-63738481?at_ptr_name=facebook_page&at_link_id=5EA1D050-6FA3-11ED-BE5F-6B69FC756850&at_campaign=Social_Flow&at_campaign_type=owned&at_bbc_team=editorial&at_medium=social&at_link_type=web_link&at_link_origin=BBC_News_Mundo&at_format=link&fbclid=IwAR27oCOE_K7RpLk0OcZw_SeJZR6ujXKbHKTeFDauHdW7vDoffaFJTxmtSIc

Leave your vote

Continue Reading

Mundo

Hermanitos se ahogan en un estanque

Romalice Brooks, de 6 años, y Ro’Siah Brooks, de 4, fueron declarados muertos en hospitales del área a principios de esta semana.

Published

on

Con solo 15 meses de diferencia, los hermanos acababan de terminar de hacer un pastel de chocolate y fresas en la cocina palatina de su abuela el día antes del Día de Acción de Gracias cuando salieron y se dirigieron a un estanque cercano.

“El estanque tenía hielo. … Habían estado todo el tiempo en la casa de la abuela y no se habían metido al agua. Supongo que el hielo los atrajo. Y el hielo se rompió debajo de Ro’Siah. [Romalice] llamó a mamá y él entró para tratar de salvar a su hermano”, dijo el padre de los niños, Romalice Brooks, el viernes.

La madre de los niños, Teghan Ivy, al escuchar los gritos de sus hijos, salió corriendo.

“Mamá también entró. Estaba a medio camino de ellos y el hielo se rompió debajo de ella”, dijo el padre.

Los vecinos pudieron usar una sombrilla de patio para llegar a la madre, dijo Brooks, quien estaba trabajando en ese momento.

Alrededor de las 3:30 pm del miércoles, la policía y los bomberos de Palatine respondieron a las llamadas de un “grupo de menores que cayeron a un estanque” en la cuadra 800 de West Panorama Drive, dijo la policía.

Ro’Siah, de 4 años, y Romalice, de 6, fueron sacados del estanque y llevados al Hospital Comunitario del Noroeste en Arlington Heights, dijeron las autoridades.

Ro’Siah, quien fue trasladada al Advocate Lutheran General Hospital en Park Ridge, fue declarada muerta alrededor de las 11:45 p. m., dijeron las autoridades. Romalice, quien fue trasladado al Centro Médico Christ en Oak Lawn, murió unas horas después.

“Eran inseparables. Eran simplemente una alegría. Eran tan listos, inteligentes. Eran divertidos. Eran actores”, dijo Romalice Brooks sobre sus hijos.

A su hijo mayor le gustaba jugar con dinosaurios y Legos, y coleccionar piedras, dijo el padre, mientras que a Ro’Siah le gustaba jugar con canicas.

La familia ha puesto en marcha una campaña de GoFundme para pagar los gastos del funeral.

Nota Tomada de:

https://chicago-suntimes-com.translate.goog/metro-state/2022/11/25/23477946/palatine-boys-drown-pond-rosiah-romalice-brooks?_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es-419&_x_tr_pto=sc

 

 

 

Leave your vote

Continue Reading

Mundo

Hallan muerta a profesora de EE.UU. reportada como desaparecida en Sonora

El cuerpo de Yeon-Su Kim, profesora de la Universidad del Norte de Arizona, fue hallado después de que ella y su esposo fueran reportados como desaparecidos en el estado de Sonora, México.

Published

on

Un barco de pesca local cerca de Puerto Peñasco encontró el cuerpo de Kim este domingo en el Golfo de California, según una página verificada de GoFundMe que se creó para recaudar fondos destinados a ayudar en la búsqueda de Kim y su esposo, Corey Allen.

“Hoy fue un día increíblemente triste”, se leía en una actualización de la página de GoFundMe este domingo. “Esta tarde, un barco de pesca local se encontró con el cuerpo de Yeon-Su al sur y al este de Puerto Peñasco. Esto a pesar de tantos esfuerzos increíbles de los voluntarios para buscar a Yeon-Su y Corey durante los últimos 3 días”.

Kim y Allen fueron reportados como desaparecidos en la noche del sábado, luego de que no regresaran de un viaje en kayak por el Día de Acción de Gracias en México, reportó CNN anteriormente.

“Seguimos buscando a Corey, con la esperanza de que podamos encontrarlo”, indicó una actualización de este domingo de la familia Kim/Allen, según el organizador de la página GoFundMe.

La agencia de Protección Civil de Sonora tuiteó que se había encontrado un cuerpo “con características similares a una de las dos personas desaparecidas”, pero no identificó cuál de ellas.

La Universidad del Norte de Arizona, donde Kim era directora ejecutiva de la Escuela de Silvicultura, emitió un comunicado este domingo por la noche confirmando su muerte.

“Yeon-Su fue un miembro invaluable de la facultad en la Escuela de Ciencias Forestales y un líder académico estimado”, dijo el presidente de la universidad, José Luis, en un comunicado.

“Sus logros y contribuciones a su disciplina académica, la misión de nuestra universidad y la comunidad en general fueron muchos y, en consulta con su familia y amigos, encontraremos el momento y el lugar adecuados para celebrar su legado de una vida bien vivida”.

El comunicado dice que las autoridades todavía están buscando a Allen.

Nota Tomada de:

https://cnnespanol.cnn.com/2022/11/28/hallan-muerta-profesora-estadounidense-desaparecida-viaje-kayak-mexico-trax/

Leave your vote

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.