Connect with us

Mundo

Afganos drogan y venden a sus hijas para salvar a sus familias del hambre

Los afganos, acosados por el hambre, cuentan que también se ven obligados a vender riñones y a sus hijas para conseguir dinero para la comida.

Published

on

Algunos afganos dan a sus hijos hambrientos medicamentos para sedarlos; otros han vendido a sus hijas y sus órganos para sobrevivir. En el segundo invierno desde que los talibanes tomaron el poder y se congelaron los fondos extranjeros. Millones están a un paso de la hambruna.

“Nuestros hijos no paran de llorar y no duermen. No tenemos comida”, contó Abdul Wahab.

“Así que vamos a la farmacia, compramos pastillas y se las damos a nuestros hijos para que se sientan adormecidos”.

Vive a las afueras de Herat, la tercera ciudad más grande del país, en un asentamiento de miles de casitas de barro que ha crecido durante décadas, lleno de personas desplazadas y golpeadas por la guerra y los desastres naturales.

Abdul forma parte de un grupo de casi una docena de hombres que se reunieron a nuestro alrededor. Preguntamos cuántos daban medicamentos y drogas a sus hijos para sedarlos.

“Muchos, todos”, respondieron.

Ghulam Hazrat buscó en el bolsillo de su túnica y sacó una tira de pastillas. Eran de alprazolam, tranquilizantes que suelen recetarse para tratar los trastornos de ansiedad.

Ghulam tiene seis hijos, el más pequeño de un año. “Incluso se lo doy a él“, aseguró.

Otros nos mostraron tiras de pastillas de escitalopram y sertralina que decían dar a sus hijos. Suelen recetarse para tratar la depresión y la ansiedad.

Los médicos afirman que, cuando se administran a niños pequeños que no reciben una nutrición adecuada, estos fármacos pueden causar daños en el hígado, además de otros problemas como fatiga crónica y trastornos del sueño y del comportamiento.

Los hombres de esta zona de las afueras de Herat luchan por encontrar trabajo.

En una farmacia local, descubrimos que se pueden comprar cinco tabletas de los medicamentos que se utilizan por 10 afganis (unos 10 céntimos de dólar) o el precio de un trozo de pan.

La mayoría de las familias que conocimos se repartían unos pocos trozos de pan al día. Una mujer nos dijo que comían pan seco por la mañana y por la noche lo mojaban en agua para humedecerlo.

La ONU ha dicho que se está produciendo una “catástrofe” humanitaria en Afganistán.

Buena parte de los hombres de la zona de las afueras de Herat trabajan como jornaleros. Llevan una vida difícil desde hace años.

Pero cuando los talibanes tomaron el poder en agosto de 2021, sin que el nuevo gobierno de facto fuera reconocido internacionalmente, se congelaron los fondos extranjeros que llegaban a Afganistán, lo que provocó un colapso económico que dejó a muchos sin empleo.

En los raros días en que encuentran trabajo, ganan cerca 100 afganis, o algo más de 1 dólar.

En todos los lugares a los que fuimos, encontramos personas que se ven obligadas a tomar medidas extremas para salvar a sus familias del hambre.

Ammar (nombre ficticio) nos dijo que hace tres meses le operaron para extirparle un riñón y nos mostró una cicatriz de 20 centímetros -las marcas de los puntos aún están un poco rosadas- que le atraviesa el abdomen desde la parte delantera del cuerpo hasta la espalda.

Tiene unos veinte años, lo que debería haber sido la plenitud de su vida. Ocultamos su identidad para protegerlo.

“No tenía salida. Había oído que se podía vender un riñón en un hospital local. Fui allí y les dije que quería hacerlo. Unas semanas más tarde me llamaron por teléfono para pedirme que fuera al hospital”, cuenta.

“Me hicieron algunas pruebas y luego me inyectaron algo que me dejó inconsciente. Sentí miedo, pero no tenía otra opción”.

Ammar recibió unos 270.000 afganos (US$3.100). La mayor parte lo destinó a devolver el dinero que había pedido prestado para comprar comida para su familia.

“Si comemos una noche, no lo hacemos la siguiente. Después de vender mi riñón, me siento como si fuera media persona. Me siento desesperado. Si la vida sigue así, siento que podría morir”, afirmó.

La venta de órganos por dinero no es algo desconocido en Afganistán. Solía ocurrir incluso antes de la toma de posesión de los talibanes. Pero ahora, incluso después de tomar una decisión tan dolorosa, la gente se da cuenta de que sigue sin encontrar los medios para sobrevivir.

En una casa desnuda y fría conocimos a una joven madre que dijo haber vendido su riñón hace siete meses. También tenían que pagar una deuda: el dinero que habían pedido prestado para comprar un rebaño de ovejas. Los animales murieron en una inundación hace unos años y perdieron su medio de vida.

Los 240.000 afganos (US$2.700) que recibió por el riñón no son suficientes.

“Ahora nos vemos obligados a vender a nuestra hija de dos años. La gente a la que hemos pedido prestado nos acosa todos los días”, comentó.

“Me siento muy avergonzada de nuestra situación. A veces siento que es mejor morir que vivir así”, aseguró su marido.

Una y otra vez oímos hablar de personas que vendían a sus hijas.

“Vendí a mi hija de cinco años por 100.000 afganis”, afirmó Nizamuddin. Eso es menos de la mitad de lo que cuesta un riñón, según lo que encontramos sobre el terreno. Se mordió el labio y sus ojos se llenaron de lágrimas.

La dignidad con la que la gente de aquí llevaba su vida se ha roto por el hambre.

“Entendemos que va en contra de las leyes islámicas, y que estamos poniendo en peligro la vida de nuestros hijos, pero no hay otra manera”, dijo Abdul Ghafar, uno de los jefes de la comunidad.

Nazia sigue viviendo con su familia, pero ha sido vendida para casarse a los 14 años.

En un hogar conocimos a Nazia, de cuatro años, una niña alegre que ponía caras divertidas mientras jugaba con su hermano Shamshullah, de 18 meses.

“No tenemos dinero para comprar comida, así que anuncié en la mezquita local que quiero vender a mi hija”, explicó su padre Hazratullah.

Nazia fue vendida para casarse con un chico de una familia de la provincia sureña de Kandahar. A los 14 años, será enviada lejos. Hasta ahora Hazratullah ha recibido dos pagos por ella.

“Utilicé la mayor parte para comprar comida y una parte para medicinas para mi hijo menor. Míralo, está desnutrido”, dijo Hazratullah, levantando la camisa de Shamsullah para mostrarnos su vientre hinchado.

El asombroso aumento de las tasas de desnutrición es una prueba del impacto que el hambre ya está teniendo en los niños menores de cinco años en Afganistán.

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha visto cómo la tasa de ingresos en sus instalaciones para tratar la desnutrición ha aumentado hasta 47% este año respecto al anterior.

El centro de alimentación de MSF en Herat es el único bien equipado que atiende no solo a Herat, sino también a las provincias vecinas de Ghor y Badghis, donde las tasas de desnutrición han aumentado 55% en el último año.

Desde el año pasado, han aumentado el número de camas para hacer frente al número de niños enfermos que esperan ser admitidos. Aun así, las instalaciones están siempre llenas. Cada vez más, los niños que llegan tienen que ser tratados por más de una enfermedad.

Omid está desnutrido y tiene una hernia y sepsis. A los 14 meses, solo pesa 4 kg. Los médicos nos dijeron que un bebé normal a esa edad pesaría al menos 6,6 kg. Su madre, Aamna, tuvo que pedir dinero prestado para ir al hospital cuando el niño empezó a vomitar.

Preguntamos a Hameedullah Motawakil, portavoz del gobierno provincial de los talibanes en Herat, qué están haciendo para combatir el hambre.

“La situación es consecuencia de las sanciones internacionales impuestas a Afganistán y de la congelación de los activos afganos. Nuestro gobierno está tratando de identificar cuántos son los necesitados. Muchos mienten sobre sus condiciones porque creen que pueden recibir ayuda”, afirmó. Una postura que defiende a pesar de que hemos visto pruebas abrumadoras de lo mala que es la situación.

También aseguró que los talibanes estaban intentando crear puestos de trabajo. “Queremos abrir minas de hierro y un proyecto de gasoducto”.

Es poco probable que eso ocurra pronto.

La gente nos dijo que se sentía abandonada por el gobierno talibán y por la comunidad internacional.

El hambre es un asesino lento y silencioso. Sus efectos no siempre son visibles de inmediato.

Lejos de la atención del mundo, es posible que la magnitud de la crisis en Afganistán nunca salga a la luz, porque nadie lleva la cuenta.

Nota Tomada de:

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-63738481?at_ptr_name=facebook_page&at_link_id=5EA1D050-6FA3-11ED-BE5F-6B69FC756850&at_campaign=Social_Flow&at_campaign_type=owned&at_bbc_team=editorial&at_medium=social&at_link_type=web_link&at_link_origin=BBC_News_Mundo&at_format=link&fbclid=IwAR27oCOE_K7RpLk0OcZw_SeJZR6ujXKbHKTeFDauHdW7vDoffaFJTxmtSIc

Leave your vote

Mundo

Massachusetts propone reducir la condena de reos a cambio de un órgano

La iniciativa viola la ley federal de trasplantes del país, que prohíbe cualquier contraprestación o incentivo a cambio de un órgano.

Published

on

Massachusetts propone reducir la condena de reos a cambio de un órgano. Imagen de David Mark en Pixabay

Una reducción de condena de entre 60 y 365 días a cambio de un riñón, una sección del hígado o una extracción de médula ósea. El proyecto de ley que la Cámara de Representantes del Estado de Massachusetts intenta sacar adelante plantea un hondo debate bioético. ¿Es legítimo sacar partido de un órgano? ¿Cabe renunciar a uno por afán mercantilista, en este caso la compra de algunos días de libertad? La respuesta, si la hubiere, puede afectar al destino de los 6.000 reclusos en las cárceles del liberal Estado de la Bahía, como se conoce a Massachusetts, y por extensión al resto de la población reclusa de EE UU.

El proyecto de ley ha sido patrocinado por legisladores demócratas. Enfrente tienen a no pocos activistas de derechos humanos, que rechazan de plano la propuesta. Michael Cox, director ejecutivo de la organización para la abolición de las prisiones Black and Pink Massachusetts, ha calificado la medida de “poco ética y depravada”. “Incentivar la venta de partes de tu cuerpo a cambio del bien más preciado del mundo es simplemente espantoso”, ha dicho Cox en declaraciones recogidas por el diario digital Boston.com. El comité de ética de la red nacional de trasplantes de EE UU (UNOS, en sus siglas en inglés), constituida como asociación sin ánimo de lucro, ha criticado también este tipo de iniciativas. “Cualquier ley o propuesta que permita a una persona intercambiar un órgano por una reducción de condena plantea numerosos problemas”, dice una declaración oficial publicada en su web.

Si la libertad, como subraya el activista Cox, es el bien supremo, ¿qué es la salud, en un país que la trata como una mercancía? En el Estado de Nueva York, desde finales del año pasado, los donantes vivos reciben una ayuda de 10.000 dólares en concepto de reembolso de los gastos hospitalarios derivados de la intervención. Es el primer programa estatal del país que permite retribuir a los particulares el coste de donar un riñón o un hígado. “Los donantes vivos de órganos son verdaderos héroes, y con esta legislación estamos dando pasos significativos para apoyar su sacrificio y salvar vidas”, señaló la gobernadora, Kathy Hochul, al rubricar la ley.

La pionera legislación neoyorquina tiene un porqué: es uno de los Estados a la cola en número de donaciones. A finales de diciembre, cuando se adoptó la ley, había 8.569 personas en lista de espera para un trasplante, de las cuales 7.234 necesitaban un riñón. Una tendencia extrapolable al resto del país, según la red nacional de trasplantes: EE UU solo alcanzó el año pasado el millón de trasplantes, “un acontecimiento histórico” según la organización, pero más que relativo en una población total que supera los 330 millones de habitantes. Según UNOS, algo más de 104.000 estadounidenses están hoy a la espera de un órgano. Entre enero y diciembre de 2022, los procedentes de 21.368 donantes (vivos y muertos) posibilitaron 42.888 trasplantes. En el mismo periodo, hubo más de 6.400 operaciones de donante vivo, una modalidad que se ha visto afectada por la pandemia y en la que frente a una mayoría de riñones, se cuentan cada vez más donantes de un segmento del hígado, un órgano que se regenera fácilmente.
Precedentes

Descartada, por ley, la donación de órganos procedentes de presos ejecutados en los Estados que aún aplican la pena capital ―la mayoría muere a consecuencia de un cóctel de fármacos―, solo quedan los vivos como población cautiva, de ahí que la iniciativa de Massachusetts se vea como un banco de pruebas para el resto del país. Pero la transacción comercial inherente a la ley de Massachusetts, el incentivo que supone una reducción de condena, también plantea cuestiones legales, no solo éticas, ya que la Ley Nacional de Trasplantes de Órganos, de 1984, prohíbe el intercambio de un órgano por una “contraprestación valiosa”.

En 2007, los legisladores de Carolina del Sur estudiaron una propuesta similar a la de Massachusetts que habría reducido hasta 180 días las penas de prisión a cambio de donaciones. Pero los críticos debatieron acerca de su legalidad y el Estado adoptó finalmente un programa voluntario de donación de órganos y tejidos que deja a las personas encarceladas donar sin recibir contraprestación. Además, la Oficina Federal de Prisiones permite que los presos puedan donar sus órganos mientras están encarcelados, pero solo a familiares directos. En 2013, Utah permitió la de presos que murieron mientras estaban entre rejas. La mayoría de los demás Estados no permiten la donación de órganos de reclusos.

El proyecto de ley de Massachusetts, que fue presentado en la Cámara estatal en enero, suscita otros dos asuntos capitales: la elevada prevalencia de enfermedades infectocontagiosas entre la población reclusa (sida, hepatitis, tuberculosis, entre otras), lo que introduce la sospecha acerca de la idoneidad del órgano, y la acusada desigualdad racial en el precario equilibrio entre donantes y beneficiarios, y siempre en contra de estos últimos. La organización Prisoners’ Legal Services de Massachusetts, que aboga por reformar el sistema penitenciario, ha recordado a los impulsores de la iniciativa “la desigualdad racial en nuestro sistema de salud, que ha dejado a las comunidades BIPOC [acrónimo en inglés de negros, indígenas y gente de color] desproporcionadamente afectadas por la escasez de órganos y de médula ósea”. Un problema estructural subyacente que el cálculo interesado de un preso, el deseo de recortar unos días su condena, no va a solucionar, según los críticos.

Mientras el debate continúa en las redes, aún queda por establecer el baremo de la reducción de condena en caso de que la ley salga adelante: cuántos días a cambio de qué órgano o qué pedazo de aquel otro. Difícil métrica, dada la inexistencia de precedentes y de varas de medir; una decisión que corresponderá a un comité especial de cinco miembros en el que solo uno de ellos aboga por los derechos de los presos.

Nota Tomada de:

https://elpais.com/sociedad/2023-02-02/massachusetts-en-ee-uu-propone-reducir-la-condena-a-presos-que-donen-un-rinon-parte-del-higado-o-medula-osea.html

Leave your vote

Continue Reading

Mundo

Descubren estatua de Hércules durante reparaciones de drenaje en Roma

El hallazgo de la estatua de mármol se produjo tras semanas de excavación para reparar el alcantarillado de la zona sur de la ciudad, sin ningún tipo de interés arqueológico, señalan desde Roma.

Published

on

Una antigua estatua de mármol que representa a Hércules sorprendió a un grupo de arqueólogos que realizaba una excavación en el Parque Scott de Roma para reparar el alcantarillado en la zona sur de la ciudad, tras el hundimiento de una tubería.

La estatua, cuyo origen exacto tendrá que determinarse en estudios posteriores, es de tamaño natural y cuenta con los elementos identificativos de Hércules: un garrote y la leonté, la piel de león que le cubre la cabeza, confirmaron fuentes del Parque Arqueológico del Appia Antica.

El restaurador Luigi Loi fotografía una antigua estatua romana de Hércules en el Parque Arqueológico Appia de Roma.

El hallazgo se produjo el pasado miércoles 25 de enero después de semanas de excavación “completamente desprovistas de interés arqueológico”, indicó el entorno arqueológico en sus perfiles en redes sociales.

Los trabajos de excavación alcanzaron una profundidad superior a los 20 metros y fueron supervisados por la arqueóloga Federica Acierno.

Arqueólogos creen que la estatua es el periodo imperial romano.

Esta semana, otra excavación arqueológica en Roma sacó a la luz varios objetos antiguos, como un busto masculino de mármol del siglo II dC, una extraña moneda del año 700 y un anillo de bronce con un monograma del siglo VI, que se encontraban enterrados frente a las Termas de Caracalla.

En los trabajos, que se iniciaron para localizar el origen de la Vía Appia, también se encontraron fragmentos de vidrio y cerámicas, algunas de ellas decoradas, así como los restos de un ánfora, una columna con una inscripción, antiguos juegos de mesa, además de mosaicos.

Nota Tomada de:

https://www.dw.com/es/antigua-estatua-de-h%C3%A9rcules-emerge-durante-reparaciones-de-drenaje-en-roma/a-64583475

Leave your vote

Continue Reading

Mundo

Empresa rusa ofrece recompensas por destruir tanques de la OTAN en Ucrania

Los militares rusos que destruyan o capturen un tanque alemán Leopard 2 o un estadounidense Abrams, recibirán el equivalente a 7.100 dólares, anunció la empresa rusa FORES.

Published

on

Los militares rusos que destruyan o capturen un tanque alemán Leopard 2 o un estadounidense Abrams, recibirán el equivalente a 7.100 dólares, anunció la empresa rusa FORES.

La empresa rusa FORES ofreció hoy recompensas en metálico a los militares que destruyan los tanques que varios países de la OTAN suministrarán a Ucrania para detener a Rusia en el campo de batalla.

“Los militares rusos que destruyan o capturen un tanque alemán Leopard 2 o un estadounidense Abrams recibirán una recompensa monetaria. La compañía FORES pagará 5 millones de rublos (poco más de 71.000 dólares) por la primera unidad destruida”, anunció la empresa en un comunicado.

Por cada siguiente tanque destruido FORES prometió pagar 500.000 rublos (poco más de 7.100 dólares).

En caso de que Ucrania comience a recibir aviones de combate de producción occidental y de que los aviones F15 y F16 sean declarados objetivos legítimos para los militares rusos, “la recompensa financiera por el primer aparato destruido será de 15 millones de rublos (unos 214.000 dolares)”, añadió.

“La decisión de suministrar de tanques a Kiev demuestra que la OTAN no se limita a entregar a Ucrania solo armamento defensivo, lo que plantea la necesidad de apoyar a nuestro Ejército”, subrayó FORES, compañía que produce agentes de sostén cerámicos para la industria petrolera.

Nota Tomada de:

https://www.dw.com/es/empresa-rusa-ofrece-recompensas-por-destruir-tanques-de-la-otan-en-ucrania/a-64582790

Leave your vote

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.