julio 5, 2022
Un minuto de lectura

Aumenta el número de matrimonios infantiles y venta de bebés en Afganistán

Con tan solo ocho años, Afasana se muestra pensativa, cabizbaja; esboza una sonrisa leve, forzada. Ayer llovió, se peina el pelo con el barro, imagina trenzas. Sabe que en 20 días se casará con un desconocido. Su padre le contó la historia como un cuento de princesas, hizo los arreglos y eligió al mejor postor, quien se llevará la mano de su hija por unos 2.300 euros.

Sus respuestas suelen ser escuetas. ¿Estás contenta con tu futuro marido, feliz de tu futura vida? “Al menos podré comer dos veces al día”, afirma. Su padre, Yasee, tampoco levanta la mirada; parece avergonzado. Se coloca el shemagh —pañuelo tradicional— a modo de turbante para paliar los efectos del sol, siempre abrasador. “Claro que no quería hacer esto, pero tras la llegada de los talibanes perdí mi trabajo como barrendero. Tuvimos que venir de Kabul a esta aldea remota de la provincia de Kandahar, donde vivía un tío mío con su familia. En teoría, iba a obtener un empleo en las plantaciones de amapolas para procesar el opio, pero el régimen ha decretado que esta sea la última cosecha, y apenas necesitan jornaleros. Sin dinero, no teníamos otra opción”, justifica.

“Se presentaron varios pretendientes e intenté escoger al más joven. Tiene unos 25 años, parece de buena familia y dice que permitirá a la niña ir a la escuela. Estamos todos tristes; Afasana llora por las noches. Todo irá bien, inshallah (si Dios quiere)”, agrega.

Unicef alertó en noviembre de 2021 del aumento de matrimonios infantiles debido a la “situación desesperada” de Afganistán, agudizada por la pandemia de la covid y la crisis alimentaria. La economía del país ya estaba en crisis, pero, cuando la guerrilla talibán tomó el poder a mediados de agosto de 2021, durante el caótico retiro de las tropas de Estados Unidos, se originó la tormenta perfecta. La comunidad internacional decidió congelar los fondos de ayuda, que suponían más del 75% del presupuesto nacional. Las consecuencias han sido devastadoras en un país asolado por 20 años de conflicto, sequía, crudos inviernos, hambre y, por último, el terremoto que sacudió la madrugada del miércoles 22 de junio el este del país, en la frontera con Pakistán, causando la muerte de más de un millar de personas. Naciones Unidas ha alertado de que la población de Afganistán atraviesa una crisis de desnutrición “sin parangón”, e indica que la cifra de personas que sufre hambre aguda ha aumentado de 14 millones en julio de 2021 a 23 millones en marzo de este año. Más de 3,5 millones de niños necesitan tratamiento nutricional.

Nota Completa en:

https://elpais.com/planeta-futuro/2022-07-05/vender-a-un-nino-por-comida-se-presentaron-varios-pretendientes-e-intente-escoger-al-mas-joven.html

Siguenos en Redes

PUBLICIDAD

Noticia anterior

Vuelve el LHC, el mayor experimento sobre la Tierra

Siguiente noticia

El asesino del tiroteo de Highland Park publicó decenas de vídeos con imágenes violentas y perturbadoras

Recientes de Blog

Ir aarriba

Don't Miss